"Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él"
La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón

lunes, 8 de septiembre de 2008

LA PRIVACIDAD HA MUERTO


Toda esa gama de herramientas tecnólogicas incluida esta(internet) , y las modas que se acumulan en esta sociedad decadente , hiperactiva, han diluido el derecho a la intimiad a la que todos los seres humanos per sé necesitan , saben nuestras cuentas nuestros deseos , nuestras apetencias , saben todo y lo exponen en un sainete morvoso y aterrador , creo que debemos ser tolerantes y limitar este Vouyer mundo cibernético.

viernes, 5 de septiembre de 2008

ERNESTO SABATO Y SAINT EXUPERY





Viene a mi memoria aquel relato que hace Saint
Exupéry de cuando tuvo que aterrizar forzosamente en el
desierto, y él y su mecánico quedaron por tres días sin agua
para beber. Hasta el rocío sobre el fuselaje del avión lamían
al amanecer. Cuando el delirio ya había comenzado a
poseerlos, un beduino sobre un camello, desde una duna
lejana, fijó su mirada sobre ellos. El nómada avanzó sobre
la arena, nos dice, como un dios sobre el mar.


El árabe nos ha mirado, simplemente. Nos ha empujado
con las manos en nuestros hombros, y hemos obedecido.
Nos hemos tendido. No hay aquí ni razas, ni lenguas, ni
divisiones. Hay ese nómada pobre que ha posado sobre
nuestros hombros manos de arcángel.

A MI SOLEDAD


A MI SOLEDAD

Hola amiga mía, mi esperanza se abraza a tus brazos de niña.
Contigo camino por los desiertos eternos de la ausencia.
Allí me complazco en el silencio, allí encuentro la paz.

Dulce armonía del atardecer inhabitado, del viento que corre,
palabras infinitas, cual granos de arena , construyen este paisaje vacío y anhelante .

De secretos tesoros, cubiertos de miel, días blancos
de soledad sin fin, donde el corazón se alimenta de intelecto.

Donde la vida se mira al espejo y se pregunta ¿Qué quieres de mí?
¿Hacia donde deseas navegar?

Esa mascara que se coloca la gente, detrás de ella vive el temor, la vergüenza, o a veces la ignorancia, por ello salimos a prisa del tumulto, del gentío cruel, nos vamos a la sombra fresca, donde solo somos uno y su interior sereno.


No existen los dedos acusatorios, yo soy mi propio juez, mi corazón canta mi propia indulgencia, de mi se llena la soledad amiga, la soledad necesaria, la soledad momentánea, reconfortante, que me refresca, que me sostiene.

A veces voy por ese camino polvoriento de la soledad dejando mis huellas, a nadie miro en el horizonte, solo con mis dudas, con mis pesares, solo con mi corazón dolido por esas caídas provocadas, hijas del egoísmo humano, por esos desaciertos que callo.

jueves, 4 de septiembre de 2008

LLUVIA





Ese canto singular que moja la superficie sedienta esta junto a mi para decir que hoy también Dios se acuerda de entregarnos su pan su alimento su milagrosa dádiva al fin en aquella metralla de lágrimas de cielo me infunden la perseverancia y la cautela por que también su insistencia nos derriba y nos aniquila no obstante allí está, parecería que siempre la floresta estará agradecida de este retumbar profundo en los cielos eternos.

Lo de siempre - Micro Cuento




Lo de siempre. ***

Luis Lares ingresa a la oficina de su nuevo jefe, este ocupado y estresado por la presión del trabajo le dice que luego lo atenderá.
Pero el insiste.
El humo de cigarrillo se desliza zigzagueante hacia el techo de la oficina los papeles revolotean por todo el escritorio pero no hay mas, la decisión esta tomada y el permiso es aplazado para después de una semana.
Lares regresa a su tarea de albañil, toma con sus agrestes manos la carretilla y la levanta para dejar el material de construcción donde se realiza la mezcla, el sudor de su cuerpo le produce fastidio, la ropa que se pega no deja la movilidad necesaria para el trabajo, piensa en su hija Carmen, está en cama y por ahora solo su hermano Rafael puede asistirla en el lecho del dolor , disminuye su acción febril con pañitos de agua.
- Y a hora a que vienes carajo a lo de siempre, permiso y más permiso trabaja, trabaja Gánate el sueldo deja de pedir permiso, no jodas más o te largas de aquí.

- No arquitecto si voy a trabajar, lo haré en este momento
Dice atemorizado el hombre sabiéndose el trabajo como único sustento de sus dos hijos.
La mente de Luis Lares vuela hasta el lecho de la enferma que la reclama, su enfermedad y la falta de una asistencia médica la debilita cada día, la hunde en un mar de quejas y dolor.
En una cama de madera rústica yace el cuerpo sin vida de una niña de 12 años, se llamaba Carmen, las sábanas sin cambiar durante algunos días, dan a entender el descuido y el desaseo propio de la pobreza y la miseria extremas, el dengue hemorrágico fue su letal enemigo.
La puerta de la casucha se abre es Luis ha conseguido el permiso.
-Hija, ya vine me dieron el permiso en el trabajo te llevaré al médico….

miércoles, 3 de septiembre de 2008

UN CUENTO FREUDIANO - CUENTO ZEN




Roliod se dirigía como siempre al Cyber café esquinero , el ruido de la ciudad acompañaba su caminar presuroso pero decidido , al llegar a la calle 52, se fija cuidadosamente el paso de los vehículos , el semáforo se coloca en luz verde y justamente en ese instante un amigo del que no recuerda su nombre , se detiene en un auto negro , atentamente lo saluda y levanta la mano ,mientras su amigo dibuja una sonrisa diáfana a través del parabrisas , Roliod lo saluda y continua sin vacilar, ingresa al establecimiento , la misma señora de hermosos ojos azules le da la bienvenida al conocido cliente .
-Buenas tardes señora Dora, me presta una maquinita.
Claro, siga en la número tres por favor buenas tardes .
Apaciblemente Roliod toma asiento, junto a el una mujer de aspecto maduro se encontraba inmóvil frente al monitor como quien queda hipnotizado por la lectura de una noticia sorprendente y mientras tanto él inicia la revisión de su correspondencia, pues algunos mensajes importantes debían ser enviados y recibidos.
Luego de una hora y media de obnubilada actitud Roliod se dispone a terminar su viaje virtual y cierra el sistema, se acerca a la ventanilla para cancelar su deuda.
-Cuánto le debo mi señora?
-Son dos dólares con 7 centavos caballero.
-Gracias buenas tardes.
Seguidamente abre la puerta mirando al suelo ,al salir se estremece por que el cielo se ha tornado rojizo obscuro y no hay absolutamente ningún transeúnte y todo local se ha cerrado en la calle , extrañado mira a un lado y al otro pero no obstante hay algunos autos que circulan en una sola dirección , y todos son del mismo color negro , su corazón empieza a latir con fuerza en su interior al percatarse de que algo extraño sucede , tratando de conservar la calma pensando que algo anda mal , prende un cigarrillo y fumando, intrigado mira el reloj eran casi las seis de la tarde , entonces llega al parqueadero, sube al auto y se encamina por la vía, pues quiere saber que es lo que está ocurriendo , mientras conduce su vehículo , y al mirar por el espejo retrovisor se percata de que su auto también ha cambiado de color de blanco a negro trata de detenerse para verificarlo, pero no puede detenerse, una fuerza extraña lo arrastra hacia la luz , la vía es infinitamente extensa las personas solo miran hacia el frente mientras conducen sus coches , solo al final divisa una luz destellante que casi no permite observar con nitidez , han desaparecido semáforos la columna es interminable y calor asfixiante de la costa del Pacífico lo complica todo , la transpiración se incrementa y deja caer unas gotas de sudor por el rostro , incomprensiblemente la multitud motorizada lo dirige hacia un destino incierto , de pronto un sentido de circunvalación va tomando forma , con gran interés observa se da cuenta que en el centro de ese redondel se encuentran unos hombres con largos vestidos rojos como túnicas y su cabeza es rapada, sin cabello, ellos trabajan sonrientes en un extraño jardín Zen restregando con herramientas, una piedrilla blanca donde se describen formas de sentido circular y exacto.
Uno de ellos lo saluda atentamente, es Carlos su amigo el que saludo antes al cruzar la calle , el mismo que lo llama , entonces súbitamente se orilla y detiene su auto , se dirige hacia este extraño grupo de personas vestidas como monjes tibetanos , le invitan a participar de este ritual desconocido , el asunto es tan simple pero , proporciona una paz tan profunda e indescriptible mientras trascurren los segundos parece que el tiempo ha dejado de existir únicamente colabora con el resto , en el centro del redondel existe una pequeña cascada ornamental el sonido del agua y una pequeña flor de exuberante belleza despierta el interés del que se acerca sus colores son un verdadero imán , esa fragilidad propia de una flor , se confunde con las gotas de agua que transparentan en sus diminutos cuerpos líquidos la luz del sol que se descompone fulgurante en un arcoíris que magnifica la sencillez y el asombro.
El monje líder les pide tomen asiento y mientras lo hacen solo observan aquella flor junto a la la cascada que tiene un efecto somnífero todos van entrando en un trance en el que van quedando profundamente dormidos, mientras entra en un profundo letargo.
Roloid v a despertando a la realidad, abre sus ojos lentamente y lo primero que mira es el techo de su propia habitación en la Av . Sexta , está acostado en su habitación solo unos minutos después logra tomar conciencia de su estado de ensoñación , de pronto se levanta como una cimbra y desde la ventana mira hacia la esquina del Cyber Café llueve copiosamente y los autos pasan sin cesar por la avenida encendiendo sus luces que destellan su intermitencia cual luciérnagas inquietas , se cubre el rostro con sus manos y se pregunta que pudo haber significado todo esto.

BUSCANDO UN PUERTO


Buscando un puerto

Ando así , divagando por un mar de dudas , de deseos , de ansiedades , quiero y espero encontrar un faro para acercarme en la profunda noche a algún puerto donde descansen las palabras, como elemento substancioso que lo alimenta todo , que sea esa arquitectura literaria la que nos guarda de las tormentas amenazantes de la ignorancia , del consumo comercial que lo devora todo , navego con la esperanza pobre de encontrar un rumbo cierto, y finalmente cansado hallar allí , en la sutil playa que restaura el alma el tibio amanecer ,esa luz que ilumina una actitud reflexiva , y poder jugar con las olas del pensamiento que acaricia el consenso, tan igual que el antagonismo por que de eso se nutre la libertad ,pero de aquella que tiene como norte la responsabilidad de aceptar que podemos equivocarnos y cargar con los desaciertos sin desalentarnos, sin sentirnos esclavos de nosotros mismos .
En ese barco velero en el cual navego hay tres grandes velas que empujan la nave hacia su destino final, hacia el puerto de la verdadera certeza, de la transparencia, cada una de esas velas tiene un nombre.
SER UNO MISMO

NIÑO DE PAPEL


Niño de papel
Cuanto vale tu canción, que precio le pondremos ahora al fastidio de esa voz infantil, hoy tengo unos centavos para cerrar esos ojos eternos de un cariño ausente.
En tus pequeñas y mal cuidadas manos solo puede caber la soledad de un desierto urbano que te desplaza a los confines de la indiferencia, aquellos dulces que me ofreces llevan la hiel de tu destino incierto, me miras, me cantas, esa melodía difusa logra por momentos embriagar a la “justicia”, tu canto habla del amor, de aquel que fuiste un fruto marginado y etéreo.
Mientras viajo miro la ciudad, la gente, el movimiento incesante de la vida, más sin embargo al escucharte me traslado al país imaginario de la igualdad, esa quimera donde se ha perdido para siempre el egoísmo, por que se que este para ti no existe, por que simplemente aun no lo comprendes.
Ese canto esperanzado en la respuesta y el hastío del desconocido a quien le estorban en los bolsillos las monedas de un centavo, estiras tus manos embarradas de inocencia para recibir las migajas de esta sociedad no vidente y fría.
Niño de papel, niño imaginario, corazón sin hogar, tu voz canta en los ritos trashumantes de un paisaje gris donde solo habitan los verdugos de tu candidez.
Niño de papel, infante imaginario, mañana nacerá para ti una vez más el sol.