Para mí, escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia .
Paul Auster

domingo, 30 de noviembre de 2008

EL HOMBRE SIN ALMA-SHORT STORY



Marcos Karloty es un estudiante de Filosofía y Letras de la Universidad de Oxford , serio , impecable en su apariencia personal , de buenas maneras siempre va con su traje bien conservado corbata diaria que combina en forma exacta con los colores de su camisa a más de la mente sobre el suelo y obviamente su éxito como estudiante es indiscutible , pues es aquel ratón de biblioteca que se entrega por entero para conseguir sus más caros sueños, un exitoso estudiante al fin , disciplinado , respetuoso , un tanto taciturno , su brillo es herencia familiar.
Leslie Karloty su padre, es un editorialista de respetable reconocimiento y un voraz lector , su vida estaba marcada en la palabra , en la sensibilidad artística de su prosa poética , había logrado algún reconocimiento con un par de cuentos y una novela ,no obstante su hijo Marcos es su esperanza y su sueño hecho realidad , el mejor egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la gloriosa Ox.University.
Luego de graduarse con honores y recorrer unos años en los foros literarios ,concursos , seminario s y después de escribir sin mucho éxito algunos relatos cortos , se propone una obra largamente acariciada “El hombre sin alma” novela a la que dedica su más absoluta dedicación para lo cual, decide vivir en un claustro durante cinco meses, casi como un monje tibetano pues la literatura también implica un contacto con la soledad , no hay día o noche que no lo lleve a pensar en el efecto de esta novela , dueño de una disciplina espartana trabaja arduamente casi sin descanso, al extremo de colocar sus pies en un recipiente de agua en la noche para no dejar que el cansancio lo derribe , y es así como logra proyectar de una forma inigualable una maestría narrativa sin par , que describe y cuenta en forma impactante la violencia , la crueldad del hombre por el hombre y el hombre arrasando su existencia en guerras intestinas y el maltrato ecológico que lleva al planeta al borde mismo del apocalipsis bíblico .
Seis meses han pasado el libro de Marcos esta casi listo, el primer borrador lo coloca en consideración de lo más selecto de la autoría literaria local, los mismo que no dan crédito en tan excelsa obra, pues los premios literarios son una sencilla referencia, y los grandes clásicos de la novela son solo el inicio de este su definitivo y predilecto producto.
Es momento de editarlo y claro no puede su editor negarse(su propio padre), el libro rebasa con creses las expectativas, en las primeras horas del 21 de Enero del 2018 la obra se ha agotado en los puestos de venta y librerías londinenses, un éxito total, absoluto que a las pocas semanas pasa a ser uno de los Bestseler más importantes de la literatura post moderna .


Pasados unos meses de gran éxito y fama Marcos, sentado en la silla de el parque central observa complacido como la gente pasa sin cesar, lleva lentes obscuros pues ya es todo un personaje en el mundo literario y siempre está asediado por periodistas y aficionados de todas partes que quieren autografiar su texto , lo cual empieza a molestarle , es el precio de la fama que bulle como espuma , pero hoy decide pasar de incognito y simplemente disfrutar de un día común en el parque leyendo la prensa londinense .
Lee el periódico local, mientras se sirve unas donas con café caliente, la mañana pese a ser clara y deslumbrante ,corre un aire frio que cala hasta los huesos .
Cruzado de piernas y con su vista fija en las grandes hojas del matutino hojea despreocupado , cuando por un instante algo le ha llamado la atención , se quita los lentes oscuros para apreciar mejor mientras toma con impaciencia las delicadas hojas de papel periódico acercándolas a su cara , es una mujer se ha quitado la vida , MUJER JOVEN SE QUITA LA VIDA SALTANDO AL VACÍO , es uno de los titulares ,se desconoce los motivos solo se encontró en su bolso un libro titulado “El hombre sin alma” del afamado escritor Marcos Karloty …

Regresa totalmente contrariado al Pen Hause del Edificio “Metropoly Siglo XXI” en Real Road , piensa en la chica que murió y lo que más le inquieta es por que tenía un ejemplar de su gran obra en su bolso , sin más deja de lado su preocupación , se recuesta y por fin logra hacer una siesta , en el mas profundo sueño, de pronto una ambulancia con su estresante licuadora de luces y su estridente sonido lo despierta , Marcos se levanta se dirige hacia la ventana mientras restriega sus ojos y logra observar desde su ventana, donde una espectacular vista de la ciudad le da la posibilidad de apreciar al vehículo hospitalario aparcar en frente del edificio , de pronto se observa como una persona es trasladada a en una camilla cubierta con una manta blanca de esas que siempre colocan a quien ha dejado este mundo .

En la tarde continua escribiendo su próxima obra es un ensayo sobre la Literatura Clásica inglesa , al terminar la jornada baja al lobby del edificio pregunta quien o que pasó con la persona que salió en la ambulancia ,Jhon Roother el hombre de la información que esta detrás del mostrador con un chaleco gris y camisa blanca impecable , le contesta que fue un señor español de apellido Hernández que sufría de una gran depresión habitaba la No 106 , extrañado piensa cual podría haber sido la causa de su pena tan grande , luego de cenar decide no tomar el ascensor, si no visitar la cafetería del edificio para beber café y concretar una entrevista con un agente editorial , para esto sube una corta escalinata y pasa por la habitación 106 , casi sin pensarlo se para a un paso luego de mirar esa puerta de la habitación , la ve entreabierta , algo en su interior le dice que entre que es necesario saber por que .. , su curiosidad es grande y le intriga saber por que ese hombre murió , se decide mira el 106 en números dorados en la parte frontal superior de la puerta , la empuja con la mano derecha la cerradura muy lentamente , su corazón late con fuerza pero su inquietud es más , camina por el departamento todo en orden , ingresa a la habitación del desconocido , en su velador un vaso de Whisky escocés y un texto , en el suelo un puñado de pastillas , y saliva de un vómito terminal que deja un hedor insoportable , un aire de muerte lo envuelve decide salir de prisa pero antes quiere ver algo más ,en la mesita de noche hay un texto , no puede creer Marcos se queda como un tempano de hielo , es su libro nuevamente “El hombre sin alma" de Marcos Karloty.

36 personas han muerto de una depresión casi colectiva que los llevo a quitarse la vida luego de leer esta novela, Marcos ha entrado ya en este mismo grupo, la razón, es el creador de este desastre, piensa la noche entera y ni los sedantes logran conciliar un sueño fugitivo de muerte y soledad .

-Soy el culpable de esto, que hacer, como sanar este veneno letal, no creo ser merecedor de estas muestras de admiración de la gente, esta fama que me asfixia, que me mata, me aniquila.

En las frías calles de Londres camina un desconocido, va sin rumbo, va sin alma, tiene un solo pensamiento, adquirir con los últimos centavos de su riqueza, un libro que el sabe lo transportará hacia la eternidad sin retorno.

En un viejo bar encontraron muerto al famoso escritor Marcos Karloty , en su Jersey llevaba un ejemplar de bolsillo de su propia creación literaria ” El hombre sin alma “
PFRD-17:29

OBNUBILACION MEDIATICA



Buscaba un par de palabras para describir este estado de idiotez en el que en forma progresiva se va contagiando el mundo, (como en la novela de Saramago "Ensayo sobre la Ceguera" ) y que nace de ese proyecto criminal de sedar la conciencia humana por ahora desde la globalización y sus miserias donde el ser humano ya no es dueño de si , esa manipulación invisible para los países en vías de desarrollo que no deja de ser para mi un eufemismo de su real semántica , pueblos inermes ante el cáncer del poder que emana de la codicia infinita de unos pocos (20% de la población mundial Zbigniev Brzezinski 1995) y donde hace gala la Psicología del Autoengaño (D.Goleman) en el sentido de querer ponernos a salvo de la angustia, la ansiedad, y el miedo a la necesidad insatisfecha convirtiendo todo esto en circo politiquero tan común en América Latina o en “disfrutar” con los sarcasmos de "The Simpsons Family" donde cómodamente intoxicamos de la irracionalidad a nuestros hijos o finalmente como yo que insiste en creer que alguien lee los artículos de este blog.



Pablo F. Racines para I.D.

sábado, 22 de noviembre de 2008

MIRADA AZUL




Es un sentimiento indefinible, el que me ata a una inexplicable búsqueda,
a una constante búsqueda de llenar el vacío silente que dejan las huellas de tu nombre.
Te busco sin saber que mis sueños se trituran bajo las mismas fuerzas que encaminan tu pasión al éxtasis.
Ansio atesorar para siempre en un intersticio de mi alma un pequeño sorbo de tu vida, pues al momento vivo sin vida en las profundidades insondables de la soledad.
Quiero llegar a la superficie con la fuerza tenaz de tu mirada azul, la felicidad es un tibio vendaval que se esconde en un rincón de tus cabellos.
Así como las olas chocan ansiosas contra las rocas, como reclamando la posibilidad de continuar hacia el trópico, así ansia inquieta mi conciencia por tenerte entre mis días.

viernes, 7 de noviembre de 2008

EL FACTOR DIOS ,SIN COMENTARIOS ADICIONALES


José Saramago ®

En algún lugar de la India. Una fila de piezas de artillería en posición. Atado a la boca de cada una de ellas hay un hombre. En primer plano de la fotografía, un oficial británico levanta la espada y va a dar orden de disparar. No disponemos de imágenes del efecto de los disparos, pero hasta la más obtusa de las imaginaciones podrá 'ver' cabezas y troncos dispersos por el campo de tiro, restos sanguinolentos, vísceras, miembros amputados. Los hombres eran rebeldes. En algún lugar de Angola. Dos soldados portugueses levantan por los brazos a un negro que quizá no esté muerto, otro soldado empuña un machete y se prepara para separar la cabeza del cuerpo. Esta es la primera fotografía. En la segunda, esta vez hay una segunda fotografía, la cabeza ya ha sido cortada, está clavada en un palo, y los soldados se ríen. El negro era un guerrillero. En algún lugar de Israel. Mientras algunos soldados israelíes inmovilizan a un palestino, otro militar le parte a martillazos los huesos de la mano derecha. El palestino había tirado piedras. Estados Unidos de América del Norte, ciudad de Nueva York. Dos aviones comerciales norteamericanos, secuestrados por terroristas relacionados con el integrismo islámico, se lanzan contra las torres del World Trade Center y las derriban. Por el mismo procedimiento un tercer avión causa daños enormes en el edificio del Pentágono, sede del poder bélico de Estados Unidos. Los muertos, enterrados entre los escombros, reducidos a migajas, volatilizados, se cuentan por millares.
Las fotografías de India, de Angola y de Israel nos lanzan el horror a la cara, las víctimas se nos muestran en el mismo momento de la tortura, de la agónica expectativa, de la muerte abyecta. En Nueva York, todo pareció irreal al principio, un episodio repetido y sin novedad de una catástrofe cinematográfica más, realmente arrebatadora por el grado de ilusión conseguido por el técnico de efectos especiales, pero limpio de estertores, de chorros de sangre, de carnes aplastadas, de huesos triturados, de mierda. El horror, escondido como un animal inmundo, esperó a que saliésemos de la estupefacción para saltarnos a la garganta. El horror dijo por primera vez 'aquí estoy' cuando aquellas personas se lanzaron al vacío como si acabasen de escoger una muerte que fuese suya. Ahora, el horror aparecerá a cada instante al remover una piedra, un trozo de pared, una chapa de aluminio retorcida, y será una cabeza irreconocible, un brazo, una pierna, un abdomen deshecho, un tórax aplastado. Pero hasta esto mismo es repetitivo y monótono, en cierto modo ya conocido por las imágenes que nos llegaron de aquella Ruanda- de-un-millón-de-muertos, de aquel Vietnam cocido a napalm, de aquellas ejecuciones en estadios llenos de gente, de aquellos linchamientos y apaleamientos, de aquellos soldados iraquíes sepultados vivos bajo toneladas de arena, de aquellas bombas atómicas que arrasaron y calcinaron Hiroshima y Nagasaki, de aquellos crematorios nazis vomitando cenizas, de aquellos camiones para retirar cadáveres como si se tratase de basura. Siempre tendremos que morir de algo, pero ya se ha perdido la cuenta de los seres humanos muertos de las peores maneras que los humanos han sido capaces de inventar. Una de ellas, la más criminal, la más absurda, la que más ofende a la simple razón, es aquella que, desde el principio de los tiempos y de las civilizaciones, manda matar en nombre de Dios. Ya se ha dicho que las religiones, todas ellas, sin excepción, nunca han servido para aproximar y congraciar a los hombres; que, por el contrario, han sido y siguen siendo causa de sufrimientos inenarrables, de matanzas, de monstruosas violencias físicas y espirituales que constituyen uno de los más tenebrosos capítulos de la miserable historia humana. Al menos en señal de respeto por la vida, deberíamos tener el valor de proclamar en todas las circunstancias esta verdad evidente y demostrable, pero la mayoría de los creyentes de cualquier religión no sólo fingen ignorarlo, sino que se yerguen iracundos e intolerantes contra aquellos para quienes Dios no es más que un nombre, nada más que un nombre, el nombre que, por miedo a morir, le pusimos un día y que vendría a dificultar nuestro paso a una humanización real. A cambio nos prometía paraísos y nos amenazaba con infiernos, tan falsos los unos como los otros, insultos descarados a una inteligencia y a un sentido común que tanto trabajo nos costó conseguir. Dice Nietzsche que todo estaría permitido si Dios no existiese, y yo respondo que precisamente por causa y en nombre de Dios es por lo que se ha permitido y justificado todo, principalmente lo peor, principalmente lo más horrendo y cruel. Durante siglos, la Inquisición fue, también, como hoy los talibán, una organización terrorista dedicada a interpretar perversamente textos sagrados que deberían merecer el respeto de quien en ellos decía creer, un monstruoso connubio pactado entre la Religión y el Estado contra la libertad de conciencia y contra el más humano de los derechos: el derecho a decir no, el derecho a la herejía, el derecho a escoger otra cosa, que sólo eso es lo que la palabra herejía significa.
Y, con todo, Dios es inocente. Inocente como algo que no existe, que no ha existido ni existirá nunca, inocente de haber creado un universo entero para colocar en él seres capaces de cometer los mayores crímenes para luego justificarlos diciendo que son celebraciones de su poder y de su gloria, mientras los muertos se van acumulando, estos de las torres gemelas de Nueva York, y todos los demás que, en nombre de un Dios convertido en asesino por la voluntad y por la acción de los hombres, han cubierto e insisten en cubrir de terror y sangre las páginas de la Historia. Los dioses, pienso yo, sólo existen en el cerebro humano, prosperan o se deterioran dentro del mismo universo que los ha inventado, pero el `factor Dios´, ese, está presente en la vida como si efectivamente fuese dueño y señor de ella. No es un dios, sino el `factor Dios´ el que se exhibe en los billetes de dólar y se muestra en los carteles que piden para América (la de Estados Unidos, no la otra...) la bendición divina. Y fue en el `factor Dios´ en lo que se transformó el dios islámico que lanzó contra las torres del World Trade Center los aviones de la revuelta contra los desprecios y de la venganza contra las humillaciones. Se dirá que un dios se dedicó a sembrar vientos y que otro dios responde ahora con tempestades. Es posible, y quizá sea cierto. Pero no han sido ellos, pobres dioses sin culpa, ha sido el `factor Dios´, ese que es terriblemente igual en todos los seres humanos donde quiera que estén y sea cual sea la religión que profesen, ese que ha intoxicado el pensamiento y abierto las puertas a las intolerancias más sórdidas, ese que no respeta sino aquello en lo que manda creer, el que después de presumir de haber hecho de la bestia un hombre acabó por hacer del hombre una bestia.

YO PREGUNTO


De pronto sería menester que el mismo juez supremo del universo se de cita a contemplar tan magna injusticia de señalar al inocente de culpable , al pacificador de mercenario, al justo de verdugo , dónde vive la justicia si es que vive todavía , por dónde están sus caminos empedrados con la duda de creer en una humanidad enferma de ambición, donde lo único que importa es el poder , el dinero , y la apariencia.

Como explicar que en el mismo Belén se da culto a la muerte, a la violación de los derechos, a la intolerancia, hacia donde va este descarriado mundo?

Entonces me justifico al preguntar. Jesús dónde estás ?

Por qué no ha fructificado tu palabra en el corazón de este hombre egoísta, necio y soberbio.

jueves, 6 de noviembre de 2008

EL DOCUMENTAL ZEITGEIST - Espíritu del tiempo,google video

En el documental de ZEITGEIST se devela una cronología de los iconos míticos que conducen a la concepción de la religión cristiana a partir de la adoración de Osiris en Egipto encuentro en ello una correlación directa con las reflexiones de C.Jung.

*Tomado de El hombre y sus símbolos de C.G.Jung

“La primitiva creencia adopcionista cristiana nació de las masas; fue una expresión de sus tendencias revolucionarias y ofreció satisfacción a sus anhelos más vehementes.
Ello explica por qué en un tiempo extraordinariamente rápido se convirtió también en la religión de las masas paganas oprimidas (aunque pronto no lo fue exclusivamente de ellas).”*
A la terminación de la segunda centuria el cristianismo había dejado de ser la religión de los artesanos pobres y esclavos. Y cuando bajo Constantino se convirtió en la religión del Estado, ya había llegado a ser la religión de grandes círculos de la clase dirigente del Imperio Romano.

NEO - GUERRA


A PASO DE CANGREJO- Umberto Eco


En las guerras del futuro la incidencia de los medios de comunicación globalizados es tal, que no existe un vencedor exclusivo, por lo general los beligerantes se ven postrados en una derrota aun así en forma relativa uno de ellos sea el vencedor.

En esta cita Umberto Eco describe con perfección quirúrgica las guerras de cuarta generación (4GW- Fourth Generation Warfare) , esta teoría del conflicto se dio inicio con Martín Van Creveld el erudito profesor de la Universidad de Jerusalén cuando al publicar su libro “La Transformación de la Guerra “ determina la imposibilidad de seguir sustentando los principios de Clausewitz .
En la guerra del futuro nuestra mente y nuestra estructura psíquica está siendo sometida a operaciones extremas es decir se establece un escenario bélico (conflictos asimétricos) sin frentes ni retaguardias, una guerra sin tanques ni fusiles, donde la persona es a la vez, la víctima y el victimario.
Las guerras de cuarta generación no son solo un ítem militar sino una revolución política, tecnológica,social y moral.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

EL MUNDO ESPERA UN CAMBIO


NOAM CHOMSKY – Editorial de El Universo 17 -03-2007


Posible causa de la tercera guerra mundial, el insaciable deseo de apoderarse de los yacimientos petroleros en Irak , Iran, y Siria , el movimiento Chiita y la actuación de Jezbolá a Israel patrocinando sus masacres por EEUU.


PEQUEÑA LUZ DE OTOÑO



Mi realidad se adormece en la cordura boreal que emana de tu voz irremplazable.

Allí estas tú ,yo por mi parte me interno siempre en ese hermoso paraje de tu sencillez, ese valor , esa virtud , ese exquisito sentido de lo humano que se trasmite y que se palpa a través de esa presencia esperada ansiosamente .

Solo deseo mantener ese instante mágico en un espacio de la infancia donde el egoísmo es solo un imposible, que viva en esa sinceridad que hoy cubre la  ausencia, la ausencia profunda, irremediablemente vital.

Me anima encontrarte en el fulgor de esa pequeña luz de otoño, donde cada hoja que cae me recuerda a tus latidos.

Respiro profundo deseando inhalar con ansias el aire fresco que me da la  vida, como la esencia transparente de tu paz.

Que se impregne en mi piel, el rocío de tus lágrimas distantes y así podré mirar en el ocaso de la tarde,
 los dos caminos que se juntan  en la sublime eternidad.