"Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él"
La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón

miércoles, 2 de septiembre de 2015

EDUCAR



Hay que recalcar que no basta con nacer como humano, pues es preciso llegar a serlo, y para ello el único camino posible es recibiendo una educación integral enriquecida en valores profundos que superen la simple retórica o que vayan más allá del aprendizaje de los valores y habilidades científicas, como leer , escribir , realizar cálculos matemáticos o manejar un sofisticado ordenador, que dicho sea de paso, parecería que las nuevas generaciones lo traen como una cualidad  incorporada desde sus más tiernos años, pero que a la vez hoy por hoy nos van quitando en el hogar la capacidad básica pero tan fundamental de hablar de padres a hijos mirándonos a los ojos, esa misma tecnología o tecnolatría como lo diría Ernesto Sábato, aquel gran representante de la Literatura Latinoamericana desaparecido hace unos años atrás, haciendo alusión a esa devoción un tanto enfermiza a la tecnología, la misma que ha ido fraccionando en muchos casos  la posibilidad cierta,  de  generar la savia insustituible del diálogo fecundo en el seno familiar.