"Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él"
La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón

miércoles, 15 de julio de 2015

LEYENDO A PAULA







                                                            Isabel Allende y su hija Paula


Aprendo a reconocer al detalle el amor infinito e indestructible de una madre por su hija, me escabullo entre las páginas de este libro que me lleva con el alma a límite, lejos del análisis o comentario literario para el cual no creo tener habilidades ciertas,  logro crecer como ser humano a través del dolor, hago un  recorrido en la historia de esta  gran mujer, pujante, valerosa,  dueña de una voluntad espartana que no se quiebra ni en los instantes donde la vida que fue gestada de su misma sangre parece desvanecerse en la desesperanza, sin que por esto deje de pintarse el sentimiento sublime del amor maternal acariciado en la tragedia.





Camino en sus palabras por el Chile revolucionario de Salvador Allende, ensombrecido en la nefasta noche de las armas fratricidas, recorro Beirut, Caracas, Madrid, San Francisco,  y tengo que aceptar que aprendo en cada palabra escrita con la impronta de una sensibilidad extraordinaria, me deleito literariamente sin embargo no dejo de ser un caminante en el paisaje del exilio, puedo palpar la Venezuela del derroche petrolero por la que algún momento camine sorprendido en la tibieza del amanecer caribeño, pero nuevamente emerge el dolor encendido en los pasillos de aquel hospital en Madrid, donde Paula se aferra con sus últimos destellos a la vida, siento el  bullir travieso de esas callejuelas que algún día me acogieron dejando en mí, el asombro de una extraña belleza, me pregunto cómo explicar tanto sentir, cómo verter en palabras exactas un corazón  depositado en la esperanza.







“La vida es un ruido entre dos silencios abismales”
  Isabel Allende 

jueves, 9 de julio de 2015

DESDE LA MEMORIA
















Una paradoja se descubre en mis palabras
éstas  nacen mientras tu cercanía muere..
tu estrella muere..
el agua fluye cuando se desvanece tu voz
y me descubro en la memoria de los días
en aquel abismo indefinible de tu ausencia.

Reconozco aquel silencio ,es el mismo de ayer ..
sus aterradoras huellas te delatan
el pragmatismo frío te congela
naufragando estancias innombrables.      

Yo ..
te miro con el alma acariciada
en los colores del viento en primavera
no me pidas que deje este rincón
no podría dejar de derramar delirios
aunque el único refugio que sugieres  


es una soledad acompañada. 

viernes, 3 de julio de 2015

HECHIZO









Tal vez sea necesario escribir unas líneas más..
solo unas pocas más..
como para deshabitar este fuego que me quema,
tal vez sea menester migrar a los recuerdos,
volver al destierro ineludible de tus sombras,
y es que tu presencia inextinguible me persigue
ojalá no conviertas tus pasos
en hechizos cautelosos,
para no morir en el perpetuo deseo del ayer,
y que la perfecta línea de tus labios,
no sea la única senda en la que voy,
pagando el precio del adiós,

con estos versos solitarios...