"Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él"
La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón

miércoles, 23 de septiembre de 2015

NOCHE DE EXILIO








Jamás te besé a la fuerza (tu sí),
era como profanar un templo,
sin embargo siempre me senté junto a ti con la devoción del que espera un milagro.

Yo…,
acariciando siempre tus ideas incendiarias,
dejando que llenes  mi  memoria de sirenas encantadas,
claveles ilusos de inconstancia que corrían al misterio,
busco en ti lo de ayer ,
la indiscutible posibilidad de caminar bajo el  abrigo de tus besos,

hoy me falta el ayer…

domingo, 20 de septiembre de 2015

AFIRMACIÓN







                                          Obra pictórica de Andrea Hismsalam 




Las palabras sobran, se diluyen…
aquella mirada irreverente acrecienta el calor sofocante de todo lo que existe,
y entonces al mirar atrás,
solo pervive la convicción de haber entregado el alma,  
la música de ayer…
disipa esta tormenta de arena que provoca un éxodo gris
esta habitación me recuerda, que no me he olvidado de ti,
y puedo afirmar pese a todo,
que seguirás naciendo como nace el sol,
te encontraré como un respiro huérfano,
como una sístole que permite la vida de una diástole,
así…
durante un segundo seguirás..

irrenunciable, invicta, vital.  

miércoles, 2 de septiembre de 2015

EDUCAR



Hay que recalcar que no basta con nacer como humano, pues es preciso llegar a serlo, y para ello el único camino posible es recibiendo una educación integral enriquecida en valores profundos que superen la simple retórica o que vayan más allá del aprendizaje de los valores y habilidades científicas, como leer , escribir , realizar cálculos matemáticos o manejar un sofisticado ordenador, que dicho sea de paso, parecería que las nuevas generaciones lo traen como una cualidad  incorporada desde sus más tiernos años, pero que a la vez hoy por hoy nos van quitando en el hogar la capacidad básica pero tan fundamental de hablar de padres a hijos mirándonos a los ojos, esa misma tecnología o tecnolatría como lo diría Ernesto Sábato, aquel gran representante de la Literatura Latinoamericana desaparecido hace unos años atrás, haciendo alusión a esa devoción un tanto enfermiza a la tecnología, la misma que ha ido fraccionando en muchos casos  la posibilidad cierta,  de  generar la savia insustituible del diálogo fecundo en el seno familiar.