Para mí, escribir no es una cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia .
Paul Auster

lunes, 11 de enero de 2021

CONTEMPLACIÓN








Ella fue aquel vendaval que siempre logró diseminar los miedos acariciándome el alma, la conocí un día cualquiera cuando regresaba de mi trabajo, una noche después de haber laborado sin descanso en un largo día de invierno, me sentía exhausto, sin ganas más que de tirarme a la cama y descansar en aquel viejo hotel cuyo edificio estaba ubicado en aquella ruidosa esquina de la ciudad.

Miraba el atardecer mientras intentaba relajarme, de pronto recibí una llamada, el ruido incesante de los vendedores callejeros y aquel sonido estridente de las bocinas de los autos que aullaban como trombones de feria me impedían escuchar una voz tenue y dulce a la vez, a pesar de las limitaciones de comunicación pudimos hablar por un par de minutos, al final con cierto desgano y apatía decidí asistir a esa cita, no tenía otro motivo que el de ayudar a alguien que jamás había visto personalmente sino por referencias lejanas.

Quedamos en encontrarnos en inmediaciones de esa conocida farmacia, al percatarme de que ella no llegaba a la hora prevista, temí un desplante pero me lo tomé con calma y me senté a esperar mientras leía el poemario de Alejandra Pizarnik, al levantar la mirada pude notar que una persona se acercaba entre la penumbra de aquella calle solitaria, -es ella pensé- cuando la vi caminar hacia mí, sentía una extraña presencia, como si nos hubiésemos conocido de toda la vida, se veía imperturbable, su cabello recogido a la perfección y una trenza infinita que se perdía en su espalda morena, un vestido casual de blue jean y sus zapatos Converse blancos cual colegiala taciturna, nunca imaginé que se iba a convertir en aquel amor que me marcaría a sangre y fuego.




En uno de esos tantos días compartidos habíamos decidido dar un paseo por el malecón y luego tomar algo en el Street Cofee en la zona turística de la ciudad, es entonces cuando abordamos un autobús que nos llevaría al centro histórico.

Fue uno de esos recorridos al interior de la urbe porteña en que siempre se hace necesario tener los ojos abiertos como una lechuza para evitar un atraco, pese a mis dudas lo acepté, personalmente había preferido alquilar un vehículo pero ella insistió, según su experiencia disfrutaríamos más el recorrido en autobús por las estrechas calles de Puerto Santa Ana.







Yo estaba consciente de la peligrosidad del recorrido sin embargo miraba la ciudad desde la ventana del vetusto transporte, la metrópoli bullía en delirio al ras de una calurosa noche de abril.

En una de las intersecciones de Plaza Libertadores abordó el autobús un hombre joven de treinta años a los sumo, su mirada reflejaba la esperanza y un deseo impetuoso de hacer unas monedas para llevar el pan a casa.

-Yo pensaba- cada quien es cada cual en esta selva de cemento y hace lo que puede para poder sobrevivir a la vorágine de una ciudad como esta.

Este mozuelo era de aquellos jóvenes agoreros que suelen hacer trucos de magia con sus cartas españolas mientras los pasajeros viajan concentrados en sus propias batallas cotidianas, el muchachón nos miraba fijamente como si algo de nosotros le resultara común o tal vez conocido, mientras ejercitaba sus malabares noté entre sus ropas ligeras unas costillas puntiagudas como parte de su flácida anatomía.

Mientras el hombre de apariencia gitana hacía su número callejero yo no dejaba de anhelar que el recorrido termine, me sentía enjaulado en una lata de sardinas, llevaba mi ansiedad a cuestas extraviado en el suburbio de San Marino y temiendo un atraco de los tantos que suceden en la zona.

Apreté su mano y de paso vi la hora en el Swatch azul que llevaba en su pulsera, eran las 20 horas con 30 minutos de la noche, sin embargo era imposible separarme de esos ojos dueños de un infinito que transmitían una paz extraña e indecible, entonces tomé su cara con mis manos y besé sus labios, aquel dulzor de su boca me procuraba serenidad en la incertidumbre.

Ya en la barriada, yo miraba desde mi ventana cómo la gente se divertía  entre un jolgorio de almas grises que levitaban en aquellos pasillos sucios y sonoros que dibujaban su marginalidad, en medio de aquel suburbio terminé sintiéndome un forastero en busca de auxilio.

De pronto el cielo se pobló de nubes negras, arreciaba una borrasca y decidimos bajarnos del transporte, caminamos presurosos hasta una estación de taxis para regresar al hotel de aquella ruidosa esquina en la que me había alojado, no quedó opción que postergar la tan  ansiada velada en el Street Coffee

Ya en el hotel nos quitamos la ropa humedecida por la lluvia, conversamos de cosas banales y tomamos un sorbo de coñac, mientras ella me hablaba yo no dejaba de mirarla, en la profundidad de la noche devoré su cuerpo con la avidez de un náufrago en un banquete, finalmente nos quedamos dormidos pero pude sentir que se levantó lentamente de la cama. 

- Cariño, qué sucede -le dije-
- Voy al baño amor 
- ok - contesté- 

Simplemente lo ignoré, había caído en un profundo sueño, al día siguiente el sol que ingresaba por la persiana caía sobre mi rostro.

Ella estaba allí mientras yo contemplaba su mágica desnudez, yo extendí mi brazo para tocarla, sin embargo la sentí fría  o más que eso estaba helada e inmóvil.





Me levanté de un sobre salto y la vi frente a mí, sus ojos estaban colgados en el infinito, la tomé de los brazos y la sacudí bruscamente con gran desesperación, la angustia se apoderó de todo mi ser, al tomar su muñeca pude ver su reloj azul que eran las 08:30 am, finalmente entré en shock. 

Entonces fui al baño para mojarme la cara y tomar un trago de agua que recogí con las palmas de mis manos.

Al mirarme en el espejo no podía creer lo que estaba presenciando, pude notar con dificultad que en la repisa del baño, junto al espejo había un frasco vacío de píldoras con una receta médica que decía:

   Seconal de 20 Mg. administrarse bajo prescripción del facultativo.  

Junto a este recipiente estaba una baraja española rota por el medio, tenía unas palabras escritas al borde de la misma, en tinta negra y letra poco legible decía.


   Hasta siempre amor.. 





















martes, 15 de diciembre de 2020

CALIPSO Y BERLÍN

 



Mientras leía el libro "El infinito en un Junco" de la destacada escritora española Irene Vallejo,  descubrí a Calipso la diosa de la mitología griega que con engaños consiguió que Odiseo (Ulises) permanezca durante siete años en su Isla de Ogigia, con este propósito "la que oculta" que es la definición de Calipso, le ofreció a Ulises la juventud eterna y los placeres sin fin.

Es una reflexión profunda la de Homero al describir como Penélope (esposa de Ulises) siempre le fue fiel, y es que la fidelidad entiende en su ejercicio la convicción profunda y sentida de que la otra persona es el norte y prueba de una relación genuina so pena de nuestras humanas debilidades, y que entre dos se puede crear algo indivisible, que en un momento y luego de causar cierto dolor, el ser humano puede volver a su querencia real y primigenia, por más contradicciones, por más fricciones que hayan existido, y por más que en este caso Calipso sea la dueña de la belleza eterna, hay mayor valor en los afectos sublimes y esenciales, donde el amor verdadero y a veces nos resulta  incomprensible , no tiene fin, únicamente cambia de forma pero pervive al tiempo y la memoria.

        "Puedo sentir  la ausencia de tu belleza incontrastable y efímera, eres sirena de mares tormentosos y pasajeros, yo  busco saciarme del equilibrio, hoy  ya no me interesan tus dotes de Afrodita, me hago al mensaje helénico que me dice que tu pasarás, mientras exista la substancia infinita que se afirma y crece en la razón, yo estaré bien..."



Un libro que actualmente lo estoy leyendo con asombro  es el "Manual  para mujeres de la limpieza" de Lucia Berlín

Es un libro de relatos tan intensos y conmovedores que difícilmente dejan de marcar una huella profunda, por que la sensibilidad  huele a memoria, este libro de relatos describe sin ambages en forma de ficción  aquellos  momentos  de  dolorosa oscuridad sobre los que tienen que verse abocados y han caído en las garras de la soledad y del  alcohol, sin embargo en el fondo pervive un deseo de salir a la luz, de vencer las tinieblas del desencanto, hay incluso un buen humor llevado a la ironía al saberse derrotado pero aún con vida, es decir con la esperanza de aferrarse a sus últimas fuerzas para no claudicar en la autocompasión.

"Las señoras siempre suben la voz  un par de octavas cuando les hablan a las mujeres de la limpieza o a los gatos" Lucia Berlín 

 


viernes, 9 de octubre de 2020

TRAVESÍA











Voy a pedirte que abandones la tranquilidad de los días ...


para que camines junto a mi

por la incertidumbre emancipadora de tus besos

no quiero transitar más por el silencio y la quietud del presente

yo sé, que en ti se germina mi razón de ser.



Te busco hoy ..

me levanto de este reposo mordaz

voy por alcanzar tu caminar sereno , tus pasos de ángel

y esa presencia que sin tocar se siente

que sin respirar se vive

que sin hablar, se escucha.



Dime dónde estás??

para emprender una travesía irreversible

que si es por ver tus ojos..

entonces será posible navegar tormentas, demoler dogmas y construir imperios



Dónde estás…

ternura y sol de mi esperanzada soledad.

sábado, 3 de octubre de 2020

LA GRAMÁTICA DE LA EXISTENCIA






Hoy con la idea de soltar la tecla por donde me lleven los caminos y de a poco hacer una calistenia literal luego de un tiempo que he permanecido en silencio en este espacio sin embargo, he tenido que reiniciar en una nueva geografía por motivos laborales, esto por que este oficio de artista me va llevando como los gitanos de un lugar a otro ..

En esta oportunidad quiero comentar en algo al joven pensador español Ernesto Castro, diría que para mi es un Oscar Wilde de nuestro tiempo, más por lo New Dandy que por nada, sin embrago lo encuentro interesante en su estudio de la Filosofía y de hecho sus clases sobre la Filosofía Platónica muestran sin duda un cierto dominio y profundidad en la Filosofía Clásica, la entrevista con Fernando Savater es lo que me ha motivado a escribir este pequeño texto, debo decir que me ha impactado  en esta entrevista el dolor de Savater ante la pérdida a su compañera de vida en el año 2015, de todas maneras las respuestas muy amigables y diáfanas a las preguntas de Castro, que siempre han sido para mi una señal imborrable en Savater, para terminar esta primera parte he recogido del ganador del Premio Planeta y autor del clásico "Ética para Amador"  a mi entender una de sus mejores frases.





"Después de tantos años estudiando la ética la resumo en tres virtudes: coraje para vivir, solidaridad para convivir y prudencia para sobrevivir"

 

Pasando de un tema a otro, el mundo sigue padeciendo esta pandemia que va tomando de apoco los matices de una plataforma para la consecución de objetivos netamente mercantilistas, sea en los países en vías de desarrollo a través de la corrupción  más descarnada o vía guerra mercantil al más puro estilo de la Guerra Fría, lo negativo es que esta tendencia se está ubicando antes que la tragedia humana que realmente representa, es decir estamos evidenciando como en la pandemia se busca una oportunidad comercial y de ganancia económica antes que un desafío para encender la solidaridad de un pueblo o una nación golpeada por el desastre.

"La pandemia hace zozobrar la gramática de la existencia" dice Marcela Rivera Hutinel la pensadora chilena haciendo referencia a que la mujer ha quedado atrapada entre el fuego cruzado de una enfermedad nueva y mortal por un lado y por otro, un claustro peligroso y oscuro en el que se ha convertido en muchos casos su propio hogar.

Entonces vuelvo a Savater para preguntar y preguntarme, qué nos queda de la ética, estamos practicando una solidaridad para la convivencia, tenemos el coraje para sobrevivir dignamente ante este evento que se ha llevado ya un millón de almas en el mundo entero ....



 





domingo, 19 de julio de 2020

LAS DESVENTURAS DE UN ESCRITOR DE LIBROS






A razón de escribir un artículo para la Universidad Internacional de La Rioja sobre la situación de convulsión político-social vivida en Colombia a finales del 2019 y en la intención de culminar el curso internacional de Cultura de la Investigación he intensificado de alguna manera la cercanía a la gran obra de Gabriel García Márquez en especial a su faceta de periodista y  maestro indiscutible del relato corto.

Lo anterior en consecuencia de que el Coronel Nicolás Márquez abuelo de Gabo y germen de su personaje central en Cien años de soledad, el también Coronel Aureliano Buendía es un combatiente de la Guerra de los mil días en Colombia, aquel conflicto prolongado que desgastó al país cafetero en una lucha sin cuartel entre conservadores y liberales desde el siglo XIX y que ha logrado proyectarse hasta nuestros días con la presencia del presidente Iván Duque en el gobierno colombiano, en medio de un proceso de paz que no termina de convencer a los ciudadanos de Colombia y a la opinión pública internacional, como apuesta y esperanza de arribar a una paz  verdadera luego de 52 años de violencia.





Mientras revisaba "El escándalo del siglo" donde se publican los textos más representativos de su trayectoria periodística publicados por Random House encontré este artículo "Las desventuras de un escritor de libros" en el que  se expresa más que nada, una filosofía de vida como escritor y se comenta sentidamente a decir de Gabo las dificultades y grandes obstáculos que un escritor debe pasar para publicar sin recibir más que una insignificante recompensa en relación de lo que sus libros puedan producir, a menos que sea un escritor de super ventas cosa que sucedió con García Márquez después de alcanzar el Nobel de Literatura en 1982

Personalmente, creo que el escritor, como tal, no tiene otra obligación revolucionaria que la de escribir bien.Su inconformismo bajo cualquier régimen, es una condición esencial que no tiene remedio, por  que un escritor conformista es probablemente un bandido y con seguridad es un mal escritor.

Se es escritor simplemente como se es judío o se es negro. El éxito es alentador, el favor de los lectores es estimulante, pero estas son ganancias suplementarias, porque un buen escritor seguirá escribiendo de todas maneras aun con los zapatos rotos, y aunque sus libros no se vendan.(García Márquez,1966) 


Esté revelador artículo publicado en el diario El Espectador de Bogotá en la década de los 60s dice mucho de la personalidad literaria de García Márquez ante la posibilidad de un fracaso literario y da cuenta de la vehemencia con la que tomaba su oficio de escritor, apostando el todo o nada a su vocación literaria más allá de que la fortuna le sonría o quede todo en el anonimato, se debe escribir porque es una particular forma de estar en el mundo, se escribe porque es una razón de ser, yo lo resumo en las palabras del gran Paul Auster que están expuestas en el encabezamiento de este blog. 

"Escribir no es cuestión de libre albedrío, es un acto de supervivencia"

viernes, 20 de marzo de 2020

FÉNIX












Intento asimilar lo que está sucediendo mientras pasamos en este confinamiento, vuelvo a esas palabras de Ana Frank "Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar un instante antes de comenzar a mejorar el mundo" 

Y sí, eso es lo que hay que hacer no tardar para empezar a reemplazar lo malo por lo bueno, lo nuevo por o viejo, las actitudes absurdas por las más sensatas, ya nos hemos dado cuenta en pocas semanas que no vamos más allá de ser un conjunto de seres transitorios, momentáneos, frágiles,  y asustadizos que ante los designios de la vida misma palpamos al mundo al filo de un abismo. 

En esta guerra sin armas no se hace diferencia si el país es pobre o es rico, si las personas son blancas o negras, si los que sufren son mujeres o son hombres, jóvenes o viejos, somos frágiles ante la calamidad que no da tregua y esa fragilidad se ve lacerada en nuestro asombro.  

Sin embargo de a poco se cura el planeta, de a poco se cura la soberbia, con dolor, por supuesto con lágrimas,  espero que este ser humano de la posmodernidad , del transhumanismo y de la nanociencia pise en el suelo y se de cuenta que al final no es nada, que lo primero y lo más importante es eso, aceptar que no somos nada, y con humildad aceptar que debemos dar un paso y luego otro agradeciendo lo que el Gran Arquitecto del Universo a puesto a nuestra disposición no para abusar estúpidamente de cuanto hay, sino para respetar lo que hay sea mucho o sea poco, para que todos sin excepción podamos emprender proyectos de vida sin transgredir nuestra esencia de seres transitorios, abocados sin remedio a un fin. 

Es preciso aceptar que la humanidad viajaba hace unos días nada más, a una velocidad en la que ya no podía diferenciar lo bueno de lo malo, y allí está el sabio camino de la historia, nos recuerda que aquí, reinan otras variables ajenas a nuestros deseos, el  Homo Deus inexistente debe aceptar que los tiempos son cuando deben ser.

Más aún ese mismo hombre soberbio ante el desastre, debe asumir el dolor y levantarse, emprender un nuevo viaje a la solidaridad por que es muy cierto que tanto el que vive en la indigencia en las calles de Venezuela, como el que vive en el palacio de Buckingham vale lo que vale en humanidad, basta con que sea un ser humano pues  está lleno de defectos y virtudes. 

Entonces somos afortunados por que la vida nos brinda ante la tragedia la posibilidad de ser los gestores de un cambio en esencia, donde los hombres y mujeres se respeten, donde los hombres puedan y deban ayudarse, pues no todo el progreso puede medirse en cifras, no todo el entendimiento puede medirse en ciencia, la sabiduría pasa por los años y los años los hay buenos y malos, aprender a  asimilar con estoicismo pensando en nuestra insignificancia ante lo eterno es la verdadera sabiduría.

Bienvenida la escuela de la tolerancia, la de asumir nuestras debilidades envueltas en vanidad, estamos aquí para aprender cada día, cada segundo, en una sola frase, caminemos con humildad.



"Yo no creo en un destino para los hombres independiente de cómo actúen, creo que les alcanzará el destino a menos que actúen." Buda

domingo, 15 de marzo de 2020

CRISIS

He salido a la ciudad en un día extraño, por necesidad de acudir al banco, aspecto que de a poco es una necesidad tan cotidiana y he visto a la gente, sus miradas, sus gestos,  para mi la misma gente, caminan sin cautela de la cercanía de esta escena apocalíptica que parece vivir el mundo en estos días, gente que continúa sus días, han abierto sus negocios para poder hacer lo que corresponde y llevar el pan diario a casa, me estacioné en el puesto donde venden el periódico y las revistas, no con la intención de comprar la prensa matutina, sino para hacer tiempo mientras la gente de la ventanilla se dispersaba en las afueras de la entidad bancaria. 

Había mencionado en Twitter que las novelas de Cormac Mackarthy titulada "La Carretera" y el "Ensayo sobre la ceguera" de José Saramago y que las leí hace unos años me recordaban en algo a este maremagnum que ha provocado el ya famoso virus, porque en resumen se huele y se siente la frágil condición humana ante su supuesta supremacía sobre la naturaleza, el gran Homo Sapiens "Hombre Sabio" puede verse muy afectado en cuestión de unos cuantos días,  sin embargo voy con lo que me concierne, narrar esta historia urbana.






El hombre del puesto de revistas se encontraba allí, hablaba en voz alta mientras yo miraba los periódicos y detallaba lo que padece el mundo con este gran flagelo.

En efecto el administrador de este pequeño puesto de ventas era un hombre joven de unos treinta y tantos años llevaba una gorra deportiva, portaba unos lentes tipo John Lennon y el cabello largo que terminaba en una maltrecha cola de caballo, vestía muy casual, una camiseta  deportiva con el logo del Inter de Milán, jeans y zapatos deportivos, hablaba en voz alta de lo importante de lavarse las manos cada media hora mientras su voz se confundía con el murmullo de la gente y el claxon estridente de los vehículos que se movilizaban en la avenida, le escuché decir que es inaceptable que los extranjeros lleguen al país y salgan por su propia cuenta a alojarse en hoteles mientras dura la cuarentena, manifestaba que el ejército debería instalar sus hospitales móviles y tener allí a los extranjeros sospechosos hasta que dejen de ser un riesgo, su criterio me pareció muy razonable sin más.

Frente a este hombre estaba sentado un anciano, de igual manera vestido de forma muy casual, comía supongo su almuerzo, yo miraba de forma discreta a los dos hombres y de pronto me abordó un sentimiento de extrañeza ante ese cuadro, finalmente preferí concentrarme en el apartado de las noticias internacionales del periódico donde pude leer lo que sigue a continuación:

El Gobierno tiene pocas opciones "Uno de los mejores sistemas de salud del mundo está al borde del colapso", mencionaba el Dr. A.G jefe de la Unidad de Crisis de la región. Calcula que para finales de mes tendrá 18.000 hospitalizados, de los cuales 3.000 deberían estar en unidades de Cuidados Intensivos. Si la población no comprende que debe quedarse en casa, la situación será catastrófica.



Por la forma de relacionarse de estos dos hombres me percaté que eran el joven hijo y su padre avanzado en años, finalmente el hombre joven vendió un ejemplar del periódico del día a un ciudadano y luego se sirvió los alimentos del mismo platillo de su padre.

Cerré el periódico lo puse en su puesto de venta, y me marché con un silencio en mi interior que llegó a las profundidades de mi consciencia.  








domingo, 1 de marzo de 2020

BASADA EN HECHOS REALES









Esta es una novela que por sobre todo tiene un contenido que devela  cierto tipo de conducta humana compleja, y apoyándome en una obviedad diré que sí, es una novela donde lo prioritario es la psicología de los personajes en especial de L (nombre del personaje que constituye el centro de gravedad de esta novela)

La construcción de este personaje es lo que personalmente me ha dejado una fascinación, pues en medio de la frustración de Delphine una escritora que se bloquea y no encuentra forma de volver a su oficio, está la intervención de L, un ser frío y calculador disfrazado en un inicio de la amiga incondicional que va tomando espacio de una forma muy peligrosa,  que define con sutileza sus objetivos hasta llegar a trasplantar la vida de Delphine, la misma  que llega tarde al descubrimiento de esta celada a la  que ha sido sometida por medio de  una inteligencia maquiavélica y una astucia encomiable propia de un ser enigmático como lo es L, el lector podría pensar que en un momento dado L está reaccionando a un pasado contradictorio y donde fue víctima de violencia parental tan común en nuestros tiempos.



La tensión narrativa está muy bien estructurada, en el transcurso de la lectura se evidencia un movimiento progresivo hasta llegar a lo intolerable pues L, hace sentir a Delphine una angustiante y perturbadora presencia, alguien la vigila, la persigue obsesivamente, alguien quiere apoderarse del más mínimo detalle hasta anular al otro. 



Hay seres así, tan dominantes y posesivos que desgastan una relación hasta dejarla vacía, así es L, y Delphine es aquella contraparte que a momentos peca de ingenuidad dejándose abordar de una manera tal  que en un momento dado se rinde ante su captor y se desintegra en medio de la nada.

Un Thriller Psicológico que estremece y que impacta, es mi opinión sobre este libro de la escritora francesa Delphine de Vigan y que ha sido llevado a la pantalla grande por el cineasta Roman Polansky



martes, 25 de febrero de 2020

WICKED GAME






El mundo estaba en llamas y nadie podía salvarme excepto tú .. es la canción que escuchaba mientras descendía el avión al aeropuerto de esa ciudad serpenteante, al sentir el cálido abrazo de su atmósfera solo podía reanimar en mis recuerdos esos gestos de rabia y de amor infinito que algún día proyectaron tus ojos sobre mi.. tus ojos siempre.. , sin embargo de estar expuesto a las contradicciones propias de esa tormenta en la que nos convertimos en aquellos días de invierno, lo único cierto era que yo aceptaba como algo tan mío ese sentimiento irrefrenable de fundirme en la eternidad de tu piel tostada por el sol, y ser por y para ti el más grande amor.

Por alguna razón que escapa a mi entender, de mi kindle había seleccionado el libro "Un café con Bauman", y mientras leía escuchaba Wicked Game (Juego Perverso) de Chris Isaak en verdad que no podía dejar de escucharla por que tú estabas allí en esas letras, los tonos de esa melodía se clavaban en mi ser ,como astillas de cristal.

Debía cumplir una reunión de trabajo pero justamente me dirigí a aquella trinchera innombrable donde mi corazón se entregó para que tus huellas lo tatuaran para siempre con mil besos.

En esa reunión de negocios solo me invadía tu espacio, tu presencia, al finalizar la tarde que culminó con una excelente inversión para la empresa, me puse de camino al hotel ,me serví solo un refrigerio de jamón con queso y dormí un buen rato, estaba rendido, luego tomé una ducha y decidí  leer un poco más a Zygmunt Bauman y sus teorías de "La Modernidad Líquida" luego al caer la tarde decidí caminar por el centro de la ciudad y distraerme un rato.

Al pasar por una de las librerías de la calle principal de la ciudad, ingresé para buscar el libro "Amor Líquido" del mismo autor, en resumen el texto habla de lo banal que resulta la sociedad de nuestro tiempo y que las personas han roto con patrones y convencionalismos, pues cada uno decide y crea su propio espacio, en la página final del libro el gran sociólogo polaco termina explicando que es el amor líquido como una de las características de la postmodernidad en la que vivimos, las relaciones amorosas acaban en breves episodios en los que priva la búsqueda del beneficio personal, la vida líquida es una sucesión de nuevos comienzos e indoloros finales, de pronto por uno de los pasillos de la librería vi acercarse una mujer alta de cabello lacio, era un poco tarde y el local perecía estar cerrando, ella se acercó y me dijo.

- Caballero desea que le ayude con algún libro en especial 
- No muchas gracias ya escogí el texto que voy a llevar, es usted muy amable

Cuando se acercó pude sentir la sensación dulce de una fragancia que emanaba de su esbelto cuerpo, reconocí en ella aquel perfume que te gustaba, era un Anais Anais de Cacharel, aquel aroma me llegó hasta el tuétano, mentiría si digo que no sentí una sensación de recordar y sentirte en esa chica.

Me acerqué al mostrador de pago y salí, crucé la calle esquivando los vehículos y me senté en un café justamente frente a la librería, quería ver nuevamente a esa mujer que me había atendido, algo de ella permanecía en mí.



Miraba con atención el local entre los vehículos y noté como se apagaron las luces del local posteriormente salió la chica, la vi una vez más, me deleitaba mientras fumaba un cigarro blanco y daba unos sorbos al capuchino,  por un momento ella se quedó parada allí, me pareció que esperaba a alguien, en breve otra mujer que se acercó a ella y vi como las dos se besaron en un tierno abrazo.

Me reí en mis adentros  - lo impredecible de esta vida dije yo - , seguí leyendo un rato el libro que había comprado, de pronto un par de chicas se sentaron en una meza contigua en el café, pidieron un par de cervezas, una era la chica que me atendió en la librería y la otra , la otra eras tú ... 






domingo, 9 de febrero de 2020

A FAREWELL TO ARMS














Por ti, la poesía existe,
y mi corazón es una siembra de trigo en tierra fresca.

Por ti, callaran las armas,
y surcaran los cielos las palomas blancas de la paz.

Lloveran promesas de luz
en mi piel cansada,
y en tus pechos flores,
descansaré delirios..


(Tributo a Ernest Hemingway , Adiós a las armas 1929 )

domingo, 2 de febrero de 2020

LAS DOS ORILLAS



Llegué pasadas las ocho de la noche por motivos de una leve dolencia que quería descartar, permanecía indiferente en la sala de emergencia de un hospital de la ciudad, había mucha gente en el pequeño habitáculo, sin embargo lo primero que despertó mis sentidos fue ver el rostro de la gente, algunos reunidos en expresión de angustia, un hombre tenía su mano cubriéndose la boca y la expresión de su mirada era de un asombro sobre lo inevitable, rostros que emitían emociones grises y dispersas, podía sentir aquella atmósfera incierta que parecía impregnarse en las blancas paredes de aquel espacio hospitalario, esa  actitud de expectativa aferrada a la esperanza en medio de la noche.


De pronto pasó una chica, no más de 15 o 16 años pensé.., su rostro era fresco, tierno, rozagante, desprendía una vitalidad  pese a su manifestación de preocupación, vestía un abrigo negro y una falda color rosa y llevaba un bebé en brazos, a continuación se escuchó el sonido estridente de la sirena de una ambulancia, un hombre ingresó presuroso y pidió una silla de ruedas al dependiente de la ventanilla, casi al instante ingresaba un hombre ya entrado en años que presentaba una grave dificultad respiratoria según lo pude notar, pues hacía un gran esfuerzo para poder comunicar unas pocas palabras a sus allegados, a su lado  una mujer de edad similar a la de él se mantenía a su lado, el hombre de la silla de ruedas tenía la mirada perdida en la nada cuando de pronto empezó a convulsionar ante la atónita mirada de quienes nos  encontrábamos en la sala de espera, el anciano cayó al piso provocando un golpe seco seguido de un imperceptible y eterno silencio, al instante el personal médico salió como una turba para trasladar al hombre al espacio destinado para la  intervención médica, al cerrarse las puertas corredizas, solo podía escuchar voces confusas de galenos y enfermeras tratando de evitar que se escape la vida del anciano, tiempo después llamaron a un familiar del anciano para comunicarle que fue imposible hacer algo por él, un infarto agudo de miocardio terminó con su vida.
  


Mientras escuchaba a la gente deshacerse en llanto y desgarrarse en dolor, miré hacia mi costado, allí estaba la chica adolescente sentada junto a mi, mientras miraba la trágica escena, la joven estaba serena, inmutable y casi ausente, daba de lactar a su tierno hijo de pecho,  pensé entonces...  
La vida no es más que el espacio en el que transitamos dividido por dos extremos, nacer y morir. 

sábado, 18 de enero de 2020

FREUD COMPANY






Aquella noche esperaba su llamada pero nunca llegó, entonces me quedé tumbado mirando al techo de la habitación, como quien quiere alcanzar el cielo con las manos, recordé sus pasos lentos, su figura espigada, repasando en mis recuerdos aquella noche en la que se acercó para amarme..
En esa posada algo despreciable mi mente se perdía con las horas ausentes, esperaba quedarme hasta la mañana siguiente mientras la angustia me llenaba el alma. 
Yo me deshacía con las figuras serpenteantes del humo de un cigarrillo, confundido en la penumbra de una insaciable sensación de vértigo..
De pronto el psicoanalista tocó levemente mi hombro y me dijo
- Querido amigo es hora de marcharnos, la sesión ha terminado, hay veces que la asociación libre no surte efecto y debemos recurrir a la hipnosis profunda. 

miércoles, 1 de enero de 2020

DISTANCIAS

Desde la cabaña de Heidegger, puedo mirar el pasar del mundo, un mundo cada vez más enredado en la Inteligencia Artificial y en el Enjambre Tecnológico, creo que ante el inminenente paso de la segunda década del Siglo XXI solo se reafirmará el distanciamiento de lo esencial a la satisficción momentánea y etérea respecto al consumismo irracional y la indolencia, pues ¨lo esencial es invisible a los ojos¨
  




RESEÑAS 

VIAJE A PETRÓPOLIS 

La obra de Clarice Lispector tiene un halo de nostalgia que siempre remueve el alma, es tanta la intensidad de cada personaje que conllevan la condición humana en la misma piel, Viaje a Petrópolis es la historia de la soledad, y de como las personas que llegan a la tercera edad son soslayadas como el papel de un caramelo que se desecha, Muchachita es la voz de quien ha dejado su paso por el mundo y vaga por la gran ciudad hasta que resignada al rechazo de los suyos, se deja morir para intentar acariciar el último suspiro como un sueño de emancipación... 





SENSINI

En el  cuento de Roberto Bolaño se detalla aquellos aciagos días en que Arturo Belano, escritor emigrante debe pasar con el fin de sobrevivir apostándole a los concursos literarios de provincia, Arturo Belano el alter ego de Roberto Bolaño es un ferviente admirador de Sensini escritor al cual conoce a  raíz de una relación epistolar producto de su vocación literaria, los dos se debaten en medio de la precariedad teniendo como única esperanza el vicio de escribir y con lo cual logran cubrir sus necesidades básicas, en esta amistad Arturo se entera de que Sensini busca a su hijo Gregorio, el mismo que hacía de periodista en los tiempos de la dictadura argentina del Gral. Jorge Videla, esta ausencia le obliga finalmente a Sensini a retornar a su país natal donde le dan la noticia de que han encontrado los despojos de su hijo en una fosa común, Sensini muere sin motivación para continuar la vida..


La soledad es un tema transversal en este magistral cuento de Bolaño, ya que  por razones políticas los dos aprendices de escritor, han tenido que dejar sus paises para poder sobrevivir lejos de sus seres queridos y de su tierra, finalmente cuando uno de ellos puede regresar es demasiado tarde ... 













miércoles, 11 de diciembre de 2019

RETÓRICA TRIVIAL










Tus palabras...

me arrastran hacia un arenal sin límites,

se dejan caer entre mis pálidas heridas,

las veo distantes,

en este atardecer de nuestros días,

me hablan con la elocuencia de un alzheimer intrépido,

te vas ...



sábado, 16 de noviembre de 2019

PRINCESA DE ASTURIAS 2019




Un verdadero atrevimiento considero desde mis adentros esto de escribir unas palabras respecto a Siri Hustvedt, lo digo por que a duras penas he podido explorar su libro de ensayos del 2016 que por cierto tiene un nombre para mi algo extraño y complejo "La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres" libro en el cual se exponen ensayos sobre feminismo, arte y la ciencia,  es un título que lleva en sí, una provocación para quienes rebuscan en la ensayística más cristalina.



Creo haber llegado a esta merecida ganadora del premio Princesa de Asturias 2019 como muchos y con las disculpas del caso, pues he leído algo de su esposo el gran Paul Auster, para así aterrizar con gran avidez en su pensamiento y a futuro pretendo aproximarme a su narrativa.


No sé por que extraña razón cuando leo a Siri Hustvedt pienso en la relevancia de grandes intelectuales como Simone de Beauvoir en su momento también feminista aguerrida, pensadora del "Segundo Sexo" y compañera sentimental e intelectual de Sartre, por que no citar  también a la misma Julia Kristeva o Judith Butler que son nombradas en su libro de ensayos donde hace gala de su gusto por las ideas, las neurociencias, y la literatura, sin duda Siri Hustvedt puede navegar en escenarios tan disímiles con la vehemencia de quien está convencida de su prolífica convivencia con las ciencias y las artes.

Me ha llamado la atención su pensamiento sobre el suicidio y el drama de la autoconciencia, en este ensayo describe algunos pasajes de escritores como Cesare Pavese y Virginia Woolf, personalmente considero que  es muy complejo hacer juicios de valor sobre la condición mental de personas a las que su salida más clara, más firme es dejar la existencia en aras de lograr una verdadera emancipación, en su artículo interactúa con los principios de la psiquiatría para dar una lectura viva al trasfondo de estas almas atormentadas.

Su cercanía al psicoanálisis también es un aspecto que perfila en esta gran intelectual una manera muy auténtica de vivir su pasión por las letras, por eso es importante hoy acercarse a su narrativa donde sus personajes sin duda tendrán la profundidad de su pensamiento comprometido con la condición humana.







domingo, 3 de noviembre de 2019

ESTUDIO DEL AMOR ELEMENTAL





Es importante hacer una auto reflexión, retroalimentar, juzgar con coherencia una vez que se ha pasado de la ceguera a la sensatez, por que claro el amor  elemental (enamoramiento) es un estado del alma donde lo que se entiende por racional está ausente, no creo que en este tipo de sentir , exista posibilidad alguna de racionalizar las acciones, estamos absorbidos en el delirio, juzgando desde un sueño que nos  obnubila sin dejarnos siquiera entender lo que somos, y somos tal vez presa de una pasión de la que nos declaramos cautivos, lo deseamos inocentemente hasta el punto de ceder la voluntad al deseo mas atroz.

Erich Fromm en su libro "El arte de amar" dice que el amor no es un sentimiento fácil , se necesita , coraje y disciplina , pues si el amor no es para cualquiera , en consecuencia este amor elemental del que hablo no es amor nivel uno, no es el amor auténtico, es un destello de lo fantasioso, la felicidad perfecta no existe sino una condición menor, ser cuerdo es la parte fundamental de la felicidad, y pisar sobre el suelo a veces es decir  NO  aceptando todo lo que esto implica, el goce es una quimera ,  y el dolor es tan real que de este solo se piensa escapar, en especial cuando este dolor  es  intolerable.




El amor y el enamoramiento no son iguales sin duda, es más nos enamoramos neuronalmente, y rendimos más pero somos más sensibles, y algún momento nos pasa, de lo poco que puedo opinar  neurobiologicamente el amor de mujer y hombre son sentimientos diferentes  pero complementarios.

La dopamina y el amor están interrelacionados, mientras más altos son los niveles  de  dopamina en el cerebro, más extraordinario es todo,  simplemente son neuro endorfinas cerebrales, el amor elemental  es una droga  natural ,temporal y poderosa. 

El amor libera dopamina, serotonina y oxitocina, por eso cuando nos llega el amor elemental nos sentimos en el cielo, y nos creemos invencibles.

Los neuroquímicos del enamoramiento se liberan en grandes cantidades, es literalmente lo que produce un estado de éxtasis, es decir un estado de alucinación mental.

Finalmente tengo que reconocer que el pensamiento cartesiano nos puede salvar de la incomprensión, ayudarnos a ver la luz, no estamos exentos a la toxicidad de los amores elementales, pues pueden provocar más de una herida...